Stereotips

Banda Sonora OriginalPopClásicaAuxiliarGlosariostereotips@ferrancruixent.com
14 de mayo de 2006

Antony And The Johnsons - ‘Man Is The Baby’

del álbum ‘I Am A Bird Now’ (2005) // Pop
0 comentarios

Anthony consigue el equilibrio en un mundo a medio camino entre la flexibilidad, la aparente improvisación, y las formas clásicas, casi como si de un poema musical se tratara.

Ver partitura interactiva (Scorch)
Ver partitura gráfica (PDF)
Instrucciones para instalar Scorch


Escuchar track:



Detrás de toda su ambigüedad y su expresividad impulsiva y caprichosa se esconde una estructura definida y a su vez original. Sigámosla (o también ver partitura):

A- ESTROFA 8 compases (4+4). Voz y piano
B- ESTRIBILLO 8+1 compases (4+4+1). Voz, piano, viola, violoncelo, contrabajo y caja
A- ESTROFA 8 compases (4+4). Voz, piano, cuarteto de cuerda, contrabajo y caja
B- ESTRIBILLO 8 compases (4+4). Voz, piano, cuarteto de cuerda, contrabajo y caja
C- INTERLUDIO 7 compases. Piano, bajo y bombo
C- INTERLUDIO 22 compases (8+8+6). Piano, cuarteto de cuerda, contrabajo y bombo
B- ESTRIBILLO 8 compases. Voz, piano, cuarteto de cuerda, contrabajo y bombo
B- ESTRIBILLO 8 compases. Voz, piano, cuarteto de cuerda, contrabajo y bombo
CODA libre

La canción carece de introducción, presentándose de un modo mucho más íntimo y directo, como si quisiera invadir nuestra intimidad, sin avisar.

Centrándonos en el material tonal, fijémonos primero en la estrofa. Melódicamente es muy lineal, lo que se ve compensado por un bajo que va ampliando en cada nuevo acorde el panorama armónico, de forma que una misma nota melódica realiza distintas funciones (de trecera, de quinta, etc. -ver partitura)

En el estribillo aparece un diálogo entre el piano y la voz (en la partitura se pude hasta ver gráficamente cómo se suceden ahora el uno, ahora el otro) que se repite tres veces, aunque la voz ya no lo imitará esta última vez, cumpliéndose así una de las reglas más importantes: nunca decir tres veces una misma cosa, a ser posible variar a partir de esa tercera vez. De no ser así corremos el peligro de adentrarnos dentro del terreno de lo previsible, y lo previsible puede causarnos un desinterés que seguro a ningún creador le apetece.

Lo más interesante del estribillo es la melodía. Parece increíble, pero en los primeros cuatro compases y los siguientes cuatro la voz y el piano interpretan prácticamente las mismas notas, aunque tenemos una impresión completamente diferente, como si subiera de tono, como si esta segunda vez lo cantara más agudo.

Esta ilusión auditiva la produce la línea del bajo. Mientras durante los cuatro primeros compases se mantiene en una nota fija, en los cuatro últimos el bajo se hace explícito, realiza la función de fundamental, se desplaza produciendo una apertura armónica que nos distorsiona el recuerdo melódico que teníamos.

En líneas generales, lo primero que escuchamos es siempre la música, luego, si ésta nos parece interesante, nos permitimos el tiempo para conocer quizás algo más.

Es así cómo, cuando se analiza a posteriori el "concepto Antony", uno se da cuenta de que todo encaja. Y es que no puede ser de otra forma, raras veces la industria discográfica pierde el tiempo en un producto sin autenticidad.

No por este hecho tenemos que olvidarnos del contenido y dedicarnos a describir el continente. ¿A quién le importa cómo vestía Bach? Seguro que su atuendo encajaba con su música, pero pienso que esto sería un tema más propio de las revistas del corazón que de una verdadera crítica musical.





2006-2007 | Stereotips usa SPIP [software libre distribuido bajo licencia GPL]